Ética en el Docente Investigador

Hace poco encontramos un artículo publicado en un diario que llevaba por título; Agradécele al Maestro, escrito por León Trahtemberg[1] donde se preguntaba a los docentes:  ¿Quieren alimentar de felicidad el espíritu de algún maestro(a) suyo que ha dejado huellas en su vida?; pues háganlo, escríbale agradeciendo por haber aportado significativamente, con sus conocimientos, sus consejos, su tiempo y que con su actuar diario marcó la diferencia e influyó en tu vida. Definitivamente coincidimos con él, por el simple gesto de ser agradecidos, cuando alguien te brinda lo mejor de sí.

En varias oportunidades, algunos ex alumnos nos saludan efusivamente, nos comentan sobre sus vidas, sus éxitos personales, profesionales y que avanzan a pesar de las adversidades. Al escucharlos nuestro espíritu se goza y se reconforta, nos sentimos motivados para seguir ejerciendo con el mayor cuidado y responsabilidad esta profesión,  a pesar incluso, que muchas veces se reniega por la remuneración y por las diversas limitaciones que la propia sociedad impone a los docentes.

En la formación como docentes, nos enseñan a asumir un rol protagónico en la educación de las personas, ya sean niños, adolescentes, jóvenes, adultos, adultos mayores y que debemos tener siempre presente en nuestro actuar diario. Howard Gardner[2] en su libro inteligencia múltiple afirma que “los profesores y maestros son personas con alta dosis de inteligencia interpersonal”; creemos que esta inteligencia nos hace únicos, íntegros y coherentes en nuestras acciones de vida, es decir éticos innatos e inteligentemente felices como personas.

Sin embargo, tener una vida ética es un proceso de aprendizaje desde que nacemos hasta la muerte y, decimos esto porque aún no se toma conciencia total que nuestras acciones son significativas en la vida de nuestros estudiantes, que cuando se ingresa al aula, se genera un espacio mágico y se asume un personaje. Es vital interpretar bien el personaje, con mínimos errores porque si hay error, entonces se rompería la magia y ese encuentro que te exige sorprenderlos y mantenerlos conectados, conmocionados con tus palabras, gestos y expresiones.

Sumergidos en la convención mística de espectadores ansiosos por la historia que representas; ellos aceptan que es la verdad y un ENCUENTRO, tal como lo define Jerzy Grotowsky[3]: el encuentro de un grupo de seres humanos vivos y  presentes, que tienen que desarrollar su expresión creativa y libre, así también conocerse como seres humanos y aprender a ser capaces de estudiar, tolerar, compartir y trabajar juntos.

Ser docente investigador y ético, no es algo para tomar a la ligera ya que la formación ética empieza en casa, como diría F. Nietzsche[4] No hay sitio para ficciones de moral; o eres ético o no. Y como expresaría Hamlet (personaje de la obra de William Shakespeare) cuando tiene que tomar una decisión crucial y de esa decisión depende toda su vida o muerte ¡SER O NO SER, ES LA CUESTIÓN!.

[1] León Trahtemberg (2013) Es reconocido por ser articulista de temas sobre educación en los diarios Correo, el Tiempo, La Industria; además por sus opiniones sobre el sistema educativo del Perú.
[2] Gardner, Howard (1995) Inteligencias Múltiples. Edic. Paidós.
[3] Grotowsky, Jertzy (2009) hacia un teatro pobre. Editorial Siglo XXI.
[4] Nietzsche, F. (2012) Obras completas. Volumen II. Escritos filosóficos. Madrid; Editorial tecnos.

About 🎓 ASESORÍA DE TESIS 👨‍🎓

Apasionada por la metodología de la investigación, fanática de la educación para el desarrollo humano.

También te va a interesar

Asesoría de Tesis de Evasión Tributaria en las MYPES

La evasión tributaria en las mypes es muy común, en nuestro país. Por lo general, …

One comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *